martes, 4 de mayo de 2010

CAPÍTULO CINCO: CHAU RUPERTO



El ejército de hechiceros estaba a mitad de camino cuando empezaron a llegar los otros magos del Mundo Mágico.

Pasó un día entero y seguían volando. Más y más hechiceros se sumaban a sus filas.

Al llegar, encontraron al General Ruperto preparado para la lucha final. Ya nadie podía dar marcha atrás.

“CHAN - JAU – PAN – DUAN” y empezó la batalla…

Y el mal estaba ganando porque para hacer el hechizo que destruiría a Ruperto se necesitaban a los diez mejores y faltaba uno de ellos.

“DESTRUCTO- LOMAN – NAN” dijeron los nueve magos, nueve veces consecutivas y logran destruir al ejército enemigo que se derritió frente a sus ojos, excepto Ruperto, que huyó cobardemente.

“DESTRUCTO – LOMAN –NAN”, dice una voz por lo lejos. Todos se vuelven a mirar y era el hechicero que faltaba, el cabo que había permanecido oculto y congelado en la cueva.

“DESTRUCTO – LOMAN –MAN”, dicen los diez mejores y un hechizo es lanzado con la fuerza de un misil en busca de Ruperto.

Y el General Ruperto, sin más testigos que su miserable sombra, explota desintegrándose por los aires, en algún lugar de quién sabe dónde.

Desde ese momento, la paz volvió después de casi dos años a las Colonias Mágicas.


FIN


2010 Copyright Hecho por Marcos Mendiondo

Todos los derechos reservados.

Ir Arriba